Archivo de la etiqueta: museo

Viaje por 100 años de Trasmediterránea en un vídeo de cuatro minutos

La compañía Trasmediterránea celebra su centenario en 2017 y una exposición en el Museu Marítim de Barcelona permite viajar a los orígenes de la naviera y ver cómo ha evolucionado en 100 años. En el siguiente vídeo-reportaje hablamos con el historiador Juan Carlos Díaz Lorenzo, Comisario de la exposición, y el director del citado museo, Roger Marcet.

La Exposición “100 años de Trasmediterránea (1917-2017)” estará abierta al público hasta el 2 de mayo.

Tal como se explica en el siguiente vídeo, Trasmediterránea nació como consecuencia de un contexto histórico muy difícil.

Y es que a principios de siglo, tras las pérdida de las últimas colonias de ultramar en Cuba y Filipinas (1898), unido al estallido de la I Guerra Mundial (1914), el comercio marítimo español atravesaba serias dificultades.

En esas complicadas circunstancias, varias navieras decidieron fusionarse para ganar economías de escala.

De este modo, Trasmediterránea fue fundada en noviembre de 1916 en Barcelona, aunque comenzó sus operaciones en enero de 1917 con una flota de 44 buques.

Los 44 buques procedían de las cuatro navieras fundacionales: dos levantinas (Compañía Valenciana de Vapores Correos de África y Ferrer Peset) y dos catalanas (Línea de Vapores Tintoré y Navegación e Industria).

En los tres años siguientes se incorporaron otras compañías navieras.

Ver también Trasmediterránea, una enorme tarta para celebrar 100 años.

Vía Hosteltur

¿Por qué Aarhus está enamorando a toda Europa?

Que te dediquen un año para ejercer como Capital Europea de la Cultura no es poca cosa. Significa que el Consejo y el Parlamento Europeo (que son quienes designan este título) reconocen que tienes mucho que ofrecer al mundo. Y, en el caso de Aarhus, así es.

Por si no habías oído hablar de ella, Aarhus es la segunda ciudad más importante de Dinamarca tras Copenhague, de la cual le separan apenas tres horas en tren. Se trata de una de las ciudades más antiguas de Dinamarca, aunque también es la más joven, pues una parte importante de sus habitantes son estudiantes.

Isbjerget residental modern Housing in Aarhus, Denmark

La famosa residencia contemporania Isbjerget, un atractivo (para fotos) de Aarhus

Esta ciudad portuaria rodeada de bosques tiene como uno de sus mayores atractivos turísticos su Ciudad Antigua. Pero no se trata de un casco antiguo como pudiera parecer. En realidad, es un museo al aire libre que se compone de una colección de casas antiguas trasladadas piedra a piedra desde puntos muy diversos de Dinamarca, la mayoría de Aalborg. Una ciudadela que nos traslada a la vida en Dinamarca hace un siglo.

La “gran ciudad más pequeña del mundo“, como les gusta decir a los habitantes de Aarhus, pese a contar con poco más de 300.000 habitantes, es riquísima en historia y cultura. Ofrece una amplia variedad de actividades para todo tipo de viajero, independientemente de tus gustos.

Good old days in the city, Aarhus - Denmark
Houses in Aarhus
old city aarhus 3
old city aarhus 4

Pero este año, sin duda, la agenda se llenará con un amplio y ambicioso programa (puedes consultarlo aquí) que incluye ópera, teatro, danza, música, literatura, diseño, deporte y hasta gastronomía. Las previsiones apuntan a atraer a cinco millones de turistas en toda la región para 2017. Bajo el lema “Vamos a repensar”, y con el objetivo de inspirar la diversidad y la sostenibilidad, Aarhus ha confeccionado un programa que incluye más de 350 actos (¡la mitad, gratuitos!).

Destacarán, sobre todo, los eventos musicales, ya que Aarhus goza de una amplia tradición musical, clásica y moderna. No hay que perderse la programación de las salas de conciertos de Musikhuset, la mayor sala de conciertos en Escandinavia, con capacidad para 3.000 personas. Incluso aunque la música no sea lo tuyo, el festival de Aarhus (Aarhus Festuge) es una experiencia que no puedes perderte. Durante diez días una vez por año tienes la posibilidad de rodearte de un ambiente único en cada callejón, cada museo, cada escenario de la ciudad.

musikhusetbynight

Musikhuset, la mayor sala de conciertos en Escandinavia

musikhuset-storesal

Y aquí por dentro

En definitiva, Aarhus como Capital Europea de la Cultura 2017 ofrece al visitante una amplia variedad de instituciones y eventos culturales en los que se presenta una combinación de innovación y tradición, arquitectura y diseño, música, arte, naturaleza, gastronomía… Si te vas de viaje a Copenhague con Waynabox, no lo dudes y escápate a Aarhus. Este año no te la puedes perder.

El súper post ¿Por qué Aarhus está enamorando a toda Europa? apareció por primera vez en Waynablog.

Ataque en París: un soldado dispara a un posible terrorista en el Louvre

Un militar francés ha disparado esta mañana contra un hombre armado que ha intentado atacarle en las proximidades del Museo del Louvre, en París. El Ministerio de Interior confirmó en Twitter que había “un incidente grave de seguridad pública” en dicho emplazamiento. Pero el primer ministro de Francia, Bernard Cazenueve, ha afirmado que se trata, “aparentemente” de un “ataque de carácter terrorista”.

El prefecto de la policía de París, Michel Cadot, ha explicado que “un atacante armado con machete y con una mochila, se lanzó contra los policías y los soldados profiriendo amenazas
al grito de Allahu Akbar”.

Se cree que el atacante, que resultó gravemente herido, actuaba solo, aunque se
ha detenido a una segunda
persona por “comportamiento sospechoso”. No se han encontrado armas o explosivos en su interior, según la prefectura de policía.

El museo y la línea de metro más próxima al mismo han permanecidos cerrados durante un tiempo. Según informó la policía, unas 1.000 personas que se encontraban en el interior del Louvre fueron
trasladadas a zonas seguras de la pinacoteca. Ambos han sido ya reabiertos y trabajan con normalidad.

Francia se encuentra en estado de emergencia desde los atentados del Estado Islámico de noviembre de 2015.

Vía Hosteltur

Cómo disfrutar de Ginebra en pleno invierno (¡y aunque haga frío!)

Sabemos que los viajes Waynabox gustan. Sólo hace falta ver la suma de viajeros aventureros que acumulamos cada fin de semana. Pero aún nos cercioramos más de esta realidad cuando abrimos el correo los lunes y nos encontramos distintos mails de wayners agradecidos. ¡No sabéis cómo nos animan vuestras palabras un lunes! De todos ellos, esta semana nos hizo especial ilusión el de Aina Gombau, quien se ofreció a relatarnos su aventura por Ginebra. ¡Ella es la prueba de que ni el frío la frena a viajar! Así fue la aventura de Aina, apasionada de los viajes y de la escritura. 

No sabéis cómo he disfrutado los días previos del viaje. El saberme de memoria la lista de los posibles destinos y buscar algo que hacer en cada uno de ellos… Todos tenían magia, todos tenían un je-ne-se-quoi… Y al final el ganador fue… ¡¡GINEBRA!!

Hace 4 años estuve en Ginebra esa misma semana. Era la tercera vez fuera de España de mi novio, Abel, y quería que fuera especial. Sabía qué quería ver y donde ir, y el resultado fue mejor de lo esperado. Antes de empezar, hay que decir que Ginebra es cara, pero la gente es muy agradable y formal. Puedes pagar con Euros en casi todas partes, aunque si te tienen que devolver cambio lo harán en su moneda, el Franco Suizo (CH). Hay muy poca diferencia con el euro, sólo de algunos céntimos. Dicho esto, os dejo mi viaje romántico de fin de semana waynaboxero.

VIERNES 13.01.17

Nuestro avión salía de Barcelona a las 6:35. Después de un gran madrugón, a las 9 de la mañana ya habíamos hecho el Chech-in, y en el hotel Ibis Geneve Petit Lancy nos tenían la habitación preparada. Dejamos las maletas, y cogimos el Tram 14, que nos dejó en 10 minutos en Bel-Air, en el centro.

Desde allí mis pies parecían tener memoria, y me llevaron por una pasarela con nieve virgen. Las primeras impresiones fueron de sorpresa. Por lo bien que nos iba todo, por lo silenciosa y tranquila que es esa gran ciudad, y por lo llevadero que resultaba el tan temido frío (siempre que no nevase, porque eso si que te cala hasta los huesos…).

2017-01-13 09.52.34

Llegamos al Jardín Inglés. Allí vimos el Jet d’eau, ¡por fin! ¡Primer símbolo de Ginebra que no nos podíamos perder! Tenía miedo de que estuviera apagado, ya que en invierno si las temperaturas son muy bajas lo cierran para que no se congele. Justo en una esquina del mismo jardín había el famoso reloj de flores. Lo vimos medio cubierto por la nieve, pero aún así se intuía bien.

Seguimos hacia la parte antigua de Ginebra. Pasamos por un callejón medio escondido, el Passage des Degrés-de-Paules, y llegamos justo detrás de la Cathedral de St.Pierre. Allí descubrimos una vista idílica de los tejados de Ginebra llenos de nieve, y aprovechamos para crear nuestro pequeño muñeco de nieve.

2017-01-13 11.04.37

Seguimos por delante de la Cathedral y recto hasta la Promenade de la Treille, desde donde vimos lo que nos pareció Ginebra entera, desde justo encima el Parc des Bastions. Bajamos al parque, en donde nos dimos el lujo de jugar una partida al ajedrez gigante que hay en la puerta, y seguimos hacia el Monument Internacional de la Reforma. No nos gusto especialmente, pero estaba en la lista para cumplir el WaynaReto, ¡así que no lo podíamos dejar pasar!

Esta vez sí que nos empezaba a calar el frio. Era el momento perfecto para parar a comer. Nos pareció todo carísimo, pero ya nos habían avisado, así que no miramos mucho el precio (era eso o acabar en el McDonalds!). Comiendo aprovechamos para releer la guía de Ginebra que nos había enviado waynabox, y nos llamó la atención el templo budista con las vistas de Ginebra.

Con la barriga llena y ansias de wifi, decidimos pasar por el hotel a preguntar en recepción como llegar, y nos dijo el chico que en media hora llegábamos… ¡¡MENTIRA!! Así pues, perdimos la tarde tontamente. Debimos coincidir con la hora en la que salían los niños del colegio, ya que cogimos todos los autobuses llenos, y acabamos gastando DOS HORAS para llegar al teleférico que te lleva al templo (y que cuesta 11€), con tan mala suerte que llegamos a las 17:02… ¡¡Y CERRABAN A LAS 17!! Los horarios y algo de información de cómo llegar fueron las dos cosas que echamos en falta de la súper guía de waynabox… De haberlo sabido quizás no nos hubiéramos arriesgado tanto. Empezaba a nevar, estaba oscuro, hacía frío y nos habíamos desanimado, así que hicimos lo mejor que puedes hacer en estos casos: Cenar e irte a dormir.

GINEBRA WAYNABOX 051

SÁBADO 14.01.17

Este sí fue un día perfecto. Decidimos alquilar un coche hacia un pueblecito que me había robado el corazón hacia  años: Gruyéres. Nos dieron un Fiat Panda con tracción total (Abel disfruto mucho con eso), y a las 9:45 llegábamos al pueblo.

2017-01-14 10.47.50

Aun había zonas vírgenes por las que poder pisar y dejar huella e incluso hicimos angelitos en la nieve. Era súper romántico… Nos dirigimos al castillo, y justo antes de llegar hicimos una parada en el Museo de HRGiger. Abel es muy fan de las series de Alien, Predator y Species, así que nos pasamos casi dos horas dentro del museo (unos 25€ los dos… Bastante caro, pero nos dieron un descuento para el castillo, así que hacer las dos cosas acaba valiendo la pena). Por desgracia no se pueden hacer fotos… Pero hicimos una desde el balcón del museo a la puerta, por fuera.

GINEBRA WAYNABOX 091

Al salir de allí, visitamos Le Chateau de Gruyéres (13CH los dos con el descuento de antes). Es inmenso por dentro, y ¡con unas vistas de las que quitan el hipo! La pena es que los jardines estaban cerrados en invierno… Quizás demasiado peligroso a causa de la nieve, y no se vería tan precioso con las huellas de los turistas. Sin ninguna duda, ¡vale la pena la visita!

Paramos a tomar un chocolate en el bar ambientado de HRGiger (de 5CH, que aunque parezca mucho, era lo más barato de toda la carta, ¡imaginaos!), y a las 12 nos íbamos de allí.

En la parte baja del pueblo también hay La Maison du Gruyére. http://www.lamaisondugruyere.ch/accueil/ . Se trata de un museo donde te enseñan cómo se hace el queso y algunas curiosidades. Comimos una Fondue allí mismo, ¡¡no puedes ir a Suiza y no probarla!!

Finalmente dejamos el pueblo, y a las 2 llegábamos a Montreux. Solo había visto fotos del castillo, y el pueblo nos gusto nada más llegar, así que paramos a pasear al lado del lago antes de poner rumbo hacia lo conocido. ¡Nos sorprendió mucho!

Llegamos al castillo de Chillon. Por desgracia, se nos había echado el tiempo encima, y la entrada valía 12,5CH por persona. Habíamos buscado fotos del interior, y, aunque impresionante, nos recordó mucho al castillo de Gruyeres, así que nos conformamos con pasear alrededor, y os digo sinceramente, que hacía tiempo que no veía una panorámica tan PRECIOSA. El lago de Leman y las montañas blancas enmarcan un castillo de cuento de hadas.

GINEBRA WAYNABOX 197

A las 15:30 poníamos rumbo a Lausanne. No sabíamos que había allí por ver, y no teníamos mucho tiempo, así que dimos una vuelta en coche, pero al no encontrar sitio para aparcar por el centro acabamos de nuevo en el paseo junto al lago. Era justo esa hora del día en que ves como desciende el sol, y pudimos fotografiar el reflejo del agua y las gaviotas que revoloteaban. Paseamos por todo el parque de Denantou y la Quoi de Belgique. Dentro del parque nos sorprendió encontrar un pequeñísimo templo Tailandés, con flores frescas y fotografías de su difunto rey en un altar, por el que todavía les quedan meses de duelo.

Vimos con pena como se ponía el sol. Todavía nos quedaba el viaje de regreso a ginebra, y queríamos parar a Nyon, del que tantísimo habíamos oído hablar. Desgraciadamente, todo el país está muy poco iluminado por la noche, así que no valía la pena… ¡Me quede con muchas ganas de verlo a la luz del día!

DOMINGO 15.01.17

El último día nos dimos el gusto de dormir un poco más. A las 9 bajábamos a desayunar en el buffet del hotel (¡con el descuento del 50% por viajar con waynabox, vale la pena!).

Hicimos ya el Check-out y dejamos las maletas en la consigna. A las 10 llegábamos al centro… ¡Hacia un día precioso! La nieve se había deshecho en algunos puntos, y el sol brillaba como nunca, así que decidimos andar otra vez por el centro antiguo de Ginebra.

Al llegar a la Cathedral de St.Pierre, nos planteamos subir al campanario. Valía 5CH (¡que no es nada caro!) pero yo recordaba el paisaje muy bien de la última vez, y decidimos no tentar la suerte con el vértigo de Abel, así que pasamos de largo.

Volvimos a pasar por la Promenade de la Treille, y el Parc des Bastions. Justo detrás, en la Plaine de Plainpalais se hace cada domingo el mercadillo. Nos imaginábamos muchos tenderetes cukis y mucha gente, pero sinceramente fue bastante cutre, no vale mucho la pena. Lo vimos rápido y cogimos el Tram n.15 desde allí mismo en dirección Nations.  El plan era ir directos a la ONU, pero al pasar por encima de uno de los puentes nos encandilaron las vistas y decidimos parar a la primera parada que había (Simon-Goulart) y salir a pasear.

2017-01-15 12.07.51

Al cabo de un rato, volvimos a coger el Tram hasta llegar a nuestro destino: la ONU. La entrada valía 11CH, y aunque vale la pena verlo una vez en la vida, no me apetecía verlo dos. Recordaba de mi anterior visita el techo de una de las salas, diseñado por Miquel Barceló, pero considere que no me había gustado lo bastante como para repetir, así que nos hicimos la foto para el WaynaReto y andamos hacia el Jardín Botánico que había al lado. Seguía todo nevado, e incluso había los estancos helados. Entramos en todos los invernáculos, recreándonos en las distintas plantas (Abel es un enamorado de las plantas y la naturaleza).

2017-01-15 13.15.07

A las 14:45 salíamos de allí. Nos quedaban pocas horas en Ginebra, y habíamos hecho todo lo que queríamos hacer, así que improvisamos un plan: Compramos bocadillos para comer y subimos en un autobús que iba por el lado del lago (la línea E), y llegaba hasta Hermance-Village. ¡Qué sorpresa de sitio! Estaba a unos 10km de Ginebra. Por el camino vimos unas mansiones impresionantes, y viñedos nevados… ¡Fue como hacer una excursión con bus turístico!

A las 5 volvíamos a por las maletas, y nos fuimos ya hacia el aeropuerto. No tengo ninguna duda de que repetiré la experiencia, y ojalá pueda hacerlo pronto. Hasta entonces recordaré la nieve, el lago y los castillos de cuento de hadas.

Por Aina Gombau Maixé 

El súper post Cómo disfrutar de Ginebra en pleno invierno (¡y aunque haga frío!) apareció por primera vez en Waynablog.

Užupis, la increíble República dentro de Vilna

Al hablar de la República Independiente de Užupis uno no puede evitar acordarse de aquel anuncio de IKEA y de sus felpudos. Este diminuto distrito se halla en pleno centro histórico de Vilna, la capital de Lituania, y -¡ojo!- ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Literalmente, Užupis significa “al otro lado del río” (el río Vilnia, en este caso, que es el que le da el nombre a la ciudad), de modo que para acceder a ella se debe cruzar por uno de los seis puentes que la conectan con el resto de la capital lituana.

Pese no haber sido reconocida oficialmente todavía por ningún gobierno, Užupis es una República, sí. Es cierto que es poco ortodoxa y sobre todo artística, pero tiene casi todos los elementos necesarios para tener un estatus de república: una constitución, un himno nacional, un presidente, un primer ministro, embajadores en otros países extranjeros, un mapa, una historia, un ejército (de 12 personas), tradiciones, e incluso dos iglesias, un obispo y un cementerio Bernardino.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

SONY DSC

El barrio es conocido por su irreductible espíritu libre y bohemio. Durante años, Užupis fue el distrito judío de Vilna, hasta que fue arrasado durante el Holocausto, convirtiéndose en una de las zonas más marginales de la ciudad. La fortuna quiso que los precios baratos acabasen atrayendo artistas, quienes acabaron infundiendo al barrio un nuevo aire y mucho color. Fueron los propios artistas quienes negociaron con el alcalde de Vilna para que se les cedieran espacios y así poder crear a la par que renovaban la convaleciente atmósfera de Užupis. Con el tiempo, la identidad del barrio fue afianzándose hasta que, finalmente, la “República” fue instaurada el 1 de abril de 1997, un día que desde entonces se sigue celebrando todos los años.

uzupis-4

Hoy en día, Užupis es un museo al aire libre. Distintos patios y galerías llamarán tu atención, y son muchos los callejones en los que perderse, descubriendo pequeños rincones del arte que emana el barrio. Se recomienda entrar a las pequeñas tiendas y talleres artesanales, repletas de objetos dispares, que son una de las joyas del pequeño Užupis. Y, por último, tampoco hay que dejar pasar la oportunidad de sellar tu pasaporte en la oficina de información.

Pero el elemento más icónico, sin duda, es su Constitución. Un pequeño legado con 41 artículos que mezcla normas tan estrambóticas como que “todo perro tiene derecho a ser un perro” con otras dignas de estar en cualquier otra constitución del mundo. En la calle Paupio, muy cerca de la plaza del ángel, encontramos esta constitución traducida y expuesta en varios idiomas, aunque a día de hoy todavía no lo está en español.

Artículos de la Constitución de Užupis:

  1. Todo el mundo tiene derecho a vivir al lado del río Vilnia y el Río Vilnia tiene el derecho a fluir para cada uno.
  2. Todo el mundo tiene derecho a agua caliente, calefacción en invierno y a un techo de baldosas
  3. Todo el mundo tiene el derecho a morir pero no es una obligación
  4. Todo el mundo tiene derecho a cometer errores
  5. Todo el mundo tiene derecho a ser único
  6. Todo el mundo tiene derecho a amar
  7. Todo el mundo tiene el derecho a no ser amado, pero no necesariamente.
  8. Todo el mundo tiene el derecho a ser vulgar y corriente y desconocido.
  9. Todo el mundo tiene derecho a hacer el vago
  10. Todo el mundo tiene el derecho a amar y cuidar de un gato
  11. Todo el mundo tiene el derecho a cuidar de un perro hasta que uno de los dos muera
  12. Un perro tiene derecho a ser un perro
  13. Un gato no está obligado a amar a su dueño, pero debe ayudar en tiempo de necesidad
  14. De vez en cuando todo el mundo tiene derecho a descuidar sus tareas
  15. Todo el mundo tiene el derecho a dudar, pero no es una obligación
  16. Todo el mundo tiene derecho a ser feliz
  17. Todo el mundo tiene el derecho a ser infeliz
  18. Todo el mundo tiene el derecho a estar en silencio
  19. Todo el mundo tiene el derecho a tener fe (o confianza)
  20. Nadie tiene derecho a la violencia
  21. Todo el mundo tiene el derecho a apreciar su falta de importancia
  22. Nadie tiene derecho a diseñar la eternidad
  23. Todo el mundo tiene el derecho a comprender
  24. Todo el mundo tiene el derecho a no comprender nada
  25. Todo el mundo tiene el derecho a tener una nacionalidad
  26. Todo el mundo tiene el derecho a celebrar o no su cumpleaños
  27. Todo el mundo recordará su nombre
  28. Todo el mundo puede compartir sus posesiones
  29. Nadie puede compartir lo que no posee
  30. Todo el mundo tiene el derecho a tener hermanos, hermanas y padres
  31. Todo el mundo puede ser independiente
  32. Todo el mundo es responsable de su libertad
  33. Todo el mundo tiene el derecho a llorar
  34. Todo el mundo tiene el derecho a ser incomprendido
  35. Nadie tiene derecho a hacer a otra persona culpable
  36. Todo el mundo tiene el derecho a ser individual
  37. Todo el mundo tiene el derecho a no tener derechos
  38. Todo el mundo tiene el derecho a no sentir miedo
  39. No rendirse
  40. No luches
  41. No abandones

¿Sabías que Vilna es uno de nuestros destinos Waynabox?

No esperes más y ¡prepara tu aventura Waynabox ahora!

El súper post Užupis, la increíble República dentro de Vilna apareció por primera vez en Waynablog .