Budapest en oferta de Swiss Air

vuelos a Budapest
©Depositphotos.com/ bitpics

 

Con Swiss Air podemos visitar Budapest durante la primera mitad de julio a precios excepcionales para ese segmento de la temporada.

Las condiciones estipulan que tanto los cambios como los reembolsos de los billetes no están permitidos.El equipaje incluido en precio será de una pieza de 23 kilos por pasajero. Estas tarifas no están garantizadas hasta que no se reciba la referencia de la reserva. Debido a la variabilidad del cambio de moneda pueden producirse variaciones en las tasas de aeropuerto, por consiguiente, en el precio total indicado.

Por ejemplo, se podría volar desde Madrid el martes 1 de julio a las 10:05volviendo una semana más tarde, el martes 8 a las 9:30, con un precio final de 284,50 euros. De ese dinero 99,00 corresponden a la tarifa de vuelo y el resto a las tasas, impuestos y recargos.

Este vuelo realiza una conexión en Zurich de la que realiza su salida a las 17:30 en el trayecto de ida, que estará operado por la aerolínea asociada Helvetic Airways,  y a las 12:25 en el de regreso. Para otras opciones puede consultarse nuestro directorio.

Budapest es una ciudad monumental llena de vida con una amplia oferta cultural en el corazón de Europa. Considerada como uno de las ciudades europeas más bellas, su extensa lista de lugares que están protegidos como Patrimonio de la Humanidad incluye las orillas del Danubio, el Barrio del Castillo de Buda, la Plaza de los Héroes y su ferrocarril subterráneo, el metro, que es el segundo más antiguo del mundo.

Para aprovechar las fechas estivales es recomendable, a la par que típico, disfrutar de los populares baňos termales y baños turcos más conocidos de la ciudad, con posibilidad de quedarse en alguno de ellos finalizando el tour. Budapest se hizo con el título de Ciudad de los Balnearios (o ciudad balnearia) en 1934, ya que dispone de 118 manantiales, tanto naturales como artificiales, de agua termal con temperaturas que oscilan entre los 20 y 80º C. Una estancia en el Balneario Gellert, el Balneario Széchenyi o los Baños Rudas son el mejor colofón para el viaje.